Filtrar por:

15 % completo

Parte 2: Instalar

Es posible que cuando coloca su SSD en la bahía de la unidad de almacenamiento, ésta no quepa bien. Si esto ocurre, ésto es lo que hay que hacer con base en el tipo de sistema en el cual usted está haciendo la instalación.

Para equipos portátiles:

Fíjese bien en la bahía de almacenamiento anterior de la unidad que quitó en busca de soportes, adaptadores, marcos de soporte, pestañas o tornillos que aún sigan ahí. Si algo está unido aún en la unidad anterior, quítelo y póngalo en la SSD de la misma manera. Ahora vuelva a insertar la SSD en la bahía de almacenamiento. 

 

Para equipos portátiles (espaciador):

Si aún no cabe bien, use el espaciador que quitó antes y únalo a la SSD pelando el adhesivo y pegándolo en la unidad según se muestra. Unir el espaciador permite que la SSD logre el mismo nivel de grosor que la unidad que usted acaba de retirar. Nota: muchas instalaciones no requieren del espaciador, entonces usted podría no necesitar usarlo.

Para equipos de escritorio:

Algunas bahías de almacenamiento tienen unidades de disco duro significativamente más grandes que una SSD de tamaño estándar. Si este es el caso de su sistema, usted necesitará un convertidor de 6.4 a 8.9 cm para hacer que la SSD quepa bien.

Si puede usar un destornillador, usted puede instalar una SSD. Mientras el interior de su computadora se ve tétrico y extraño, no hay nada que temer. Mientras usted esté conectado a tierra, elimina la mayoría del riesgo asociado con tocar accidentalmente los componentes. La electricidad está naturalmente presente en el cuerpo humano, pero cuando usted se conecta a tierra, puede deshacerse de ella y estar seguro al tocar las partes de su sistema. No hay nada que temer: usted nunca está en peligro durante el proceso y la electricidad en su cuerpo es natural y no puede lastimarlo.